Home / Blood Bowl

Blood Bowl

En Blood Bowl, el clamor de la afición y las promesas de gloria atraen a jugadores y aficionados de todas las razas del Viejo Mundo. Sobre el terreno de juego, las tácticas más sofisticadas se mezclan con la violencia más brutal y gratuita en un deporte en el que cualquier cosa puede ocurrir (¡Y a menudo ocurre!).

Al igual que ocurre con todos los grandes juegos, Blood Bowl es rápido y fácil de aprender pero difícil de dominar. Es un juego de estrategia y atrevimiento que premia a quienes lo practican con frecuencia. Cuánto mejor entrenado esté tu equipo y más elaborado sea tu libro de jugadas, más tácticas serás capaz de poner en práctica y mayores serán tus victorias. Con trabajo duro y perseverancia tú también puedes llegar a ser un campeón de torneos.

A lo largo de los años, las diversas razas han sido representadas por incontables equipos, y aún hoy se forman equipos nuevos cada año. Blood Bowl es un deporte brutal e inmisericorde, por lo que la mayoría de sus jugadores disfrutan de carreras deportivas cortas. las heridas y las muertes (dentro y fuera de la cancha) están a la orden del día. Los fans de Blood Bowl son apasionados e implacables, de modo que no es infrecuente que los equipos pierdan su favor si no les satisfacen. Un entrenador astuto podría cambiar el nombre de su equipo múltiples veces a lo largo de una misma temporada, a fin de tratar de disimular la vergüenza de una derrota. Otros se ven forzados a reclutar nuevos equipos por completo. Los innumerables y variados desafíos aseguran que el panorama de Blood Bowl cambie constantemente con el paso del tiempo.

 

La caja de Blood Bowl es tu entrada al estadio de juego. Con dos equipos completos y todos los componentes necesarios para jugar (incluso contiene un terreno de juego), es sin duda el mejor modo de empezar. Aquí abajo encontrarás un gran vídeo de unboxing con los diseñadores del juego y una galería fotográfica sobre los contenidos del juego. Son recursos esenciales para cualquier aspirante a entrenador.

Ahora la fa fama, la gloria y el oro te reclaman (y por supuesto la jocosa violencia sin sentido del deporte rey) ¡Qué comience el partido!

 

X